INVERSIÓN EXTRANJERA, INMUEBLES-EXTRANJEROS -SOCIEDADES

Autor:
Fernando Antonio Cárdenas González
Edición:
6ta.
Editorial:
Porrúa

 

La importancia de la inversión extranjera en México es decisiva para nuestro crecimiento económico y el desarrollo social de la Nación. En el actual mundo globalizado en el que vivimos, la entrada de capitales del exterior a nuestro país, puede representar en un futuro cercano un porcentaje considerable del Producto Interno Bruto y una fuente creciente de empleo. Además, una parte de esa inversión extranjera puede darle a nuestra Nación un valor agregado en nuevas tecnologías.

La inversión extranjera es muy sensible en todos los países del mundo. Exige que las naciones en las que se invierte gocen de estabilidad política y social, que cuenten con mano de obra calificada y que los gobiernos sientan una real simpatía en las políticas de la inversión foránea.

Pero a estas exigencias se ha añadido una más y que consiste en que los países receptores de las inversiones extranjeras cuenten con instituciones y regulaciones jurídicas claras, precisas y capaces de garantizar plenamente los capitales invertidos.

En México no contamos con obras jurídicas que expliquen con claridad todas las regulaciones jurídicas de las inversiones extranjeras, de los vínculos de estas inversiones con el estatus jurídico de los extranjeros, y su impacto en las sociedades mercantiles mexicanas.

La obra que me honro en prologar de Fernando Antonio Cárdenas González, cubre enteramente estos serios vacíos de la Doctrina Mexicana. El autor, prestigiado abogado y notario público, ha participado en foros internacionales tratando algunos de estos fundamentales temas.

El autor de esta excelente obra jurídica tiene el gran mérito de tratar cada uno de los temas indicados en el índice de manera sólida, explicativa y profunda. No solamente analiza con rigor metódicos las distintas instituciones gubernamentales y ordenamientos jurídicos vinculados con la inversión extranjera, sino que además, ordena y sistematiza los desordenados ordenamientos jurídicos que enmarcan la regularización financiera, administrativa y jurídica de la inversión extranjera.

Con la intención de introducirnos con bases sólidas en el tema, el autor optó por seccionar el trabajo en dos apartados. En la primera parte aborda el estudio de conceptos básicos que resulta fundamental comprender para internarnos en las cuestiones prácticas de la materia que se engloban en la parte segunda del libro,

La primera parte intitulada El Estatuto Jurídico de los Extranjeros y el Orden Jurídico Mexicano se integra con cuatro capítulos: I. Sistema jerárquico del Orden Constitucional; II. El Extranjero en el Derecho Mexicano; III. Derecho Migratorio Mexicano y, IV. Capacidad de los Extranjeros para Celebrar Actos Jurídicos en la República Mexicana conforme a su Calidad y Característica Migratoria. Estos temas son tratados desde una perspectiva muy práctica, destacando, como aportación del autor, la reordenación y clasificación de conceptos que nuestro marco jurídico regula de manera desordenada y sin estructura, lográndose una sistematización sin precedente del orden jurídico extranjero.

La segunda parte denominada La Inversión Extranjera Directa y su Impacto en las Sociedades Mercantiles Mexicanas se compone de siete capítulos: I Evolución de la Inversión Extranjera Directa en México; II La Inversión Extranjera en la Ley y en el Reglamento Vigente; III Intervención de la Secretaría de Relaciones Exteriores en la Constitución y Modificación de Sociedades; IV. Intervención de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Materia Inmobiliaria; V. Obligaciones del Notario en Materia de Inversión Extranjera. Principales Redacciones Notariales; VI. Catorce Preguntas Básicas y sus Respuestas en Materia de Inversión Extranjera y, VII. Tratados suscritos por México en Materia de Sociedades, Personalidad Jurídica, Poderes y Legalización. Esta segunda parte constituye un manual, no sólo para abogados, sino para cualquier persona-sea o no profesionista- que tenga tratos con extranjeros, ya que con excepción del capítulo I ?que por cierto resulta de gran interés por mostrar un panorama de la inversión extranjera a través de la historia mexicana- los seis capítulos que le siguen aportan una guía práctica y cómoda para resolver cuestiones relacionadas con personas físicas y morales extranjeras con la ventaja de presentar redacciones adaptadas a casos concretos de inversión extranjera. Ejemplo de ello lo son los formatos de cláusulas de admisión y exclusión, así como las principales redacciones notariales que el autor propone.

Finalmente, se incluyó un apéndice que recoge catorce formatos oficiales en materia de inversión extranjera, los cuales, si bien es cierto pueden consultarse en las fuentes a que el autor remite, ofrecen las ventajas de la inmediación y la rapidez que se requiere en el momento de ser sometidos a una consulta.

Incuestionablemente, la aportación de Fernando Antonio Cárdenas González, resulta imprescindible en nuestros momentos actuales y para el futuro. La solidez conceptual y la ordenación jurídica de este campo va a propiciar una mucho mayor certidumbre y confianza en el inversionista extranjero. Esta obra que prologo constituye una invaluable aportación al Derecho Mexicano. Obra vanguardista y orientadora que propiciará un flujo mayor en la inversión extranjera en nuestro país.

Los abogados, empresarios, funcionarios públicos e inversionistas extranjeros, cuentan ya con una obra que responde a todas las necesidades en esta materia.

Otros libros